Mamá por primera vez: respuesta a las dudas sobre la lactancia

0
530
“La lactancia materna es lo mejor que una madre le puede proveer al bebé, no hay ninguna leche de fórmula artificial que se asemeje”
Ser mamá por primera vez es una de las tareas más difíciles de enfrentar, pero también es una experiencia única e irrepetible. Es un momento especial en la vida de toda mujer, en el que surgen dudas, cambios en el cuerpo y actitudes que son un efecto normal tras el proceso de gestación.
Sin embargo, uno de los temas que más genera incertidumbre para una madre es la lactancia, un tema lleno de mitos que asusta a las futuras madres, y que muchas veces, las cohibe de alimentar a su bebé.
Para la pediatra Catalina Orozco, la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé, es la mejor fuente de defensas para protegerlo de la posible adquisición de enfermedades como diabetes tipo 2, hipertensión arterial y obesidad. Incluso, si la madre amamanta, reduce la probabilidad de la aparición de cáncer de matriz y seno.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unicef recomiendan que la lactancia se inicie durante la primera hora después del parto, especialmente porque es un contacto piel a piel con la mamá, el cual fortalece el vínculo que se ha creado durante el proceso de gestación. Es preciso ver la lactancia como fuente vital para reducir el riesgo de mortalidad, fortalecer el sistema inmune, favorecer el crecimiento y, en general, el desarrollo saludable de los niños.
Desmitificando creencias
Una de las preocupaciones más persistentes es que algunas mujeres sienten que si no producen mayor cantidad de leche, no son buenas amamantando. Por su parte, la doctora Orozco aconseja seguir consumiendo las mismas vitaminas prenatales en la lactancia; comer proteína e ingerir mucho líquido, ya que una buena calidad de leche depende de la buena nutrición de la madre.
Durante los primeros días de lactancia, se produce el calostro, una leche de color amarillento y viscoso, que algunas madres tienden a rechazar por miedo a que esté descompuesta. Sin embargo, esta leche tiene un alto componente que aporta al sistema inmunológico, que según la especialista Orozco, “es la mejor leche, pues se produce en las 72 horas después del parto, incluso durante los primeros 7 días de vida. Es una leche que es muy poca en cantidad, pero que es supremamente energética, por eso es como amarilla, porque contiene glucosa y le aporta mayor energía al bebé “.
Para una madre por primera vez puede ser confuso la lactancia, por eso es importante visitar un especialista que resuelva todas las dudas. “La lactancia materna es lo mejor que una madre le puede proveer al bebé, no hay ninguna leche de fórmula artificial que medio se asemeje a la leche materna. De igual forma, no se puede satanizar estas leches en el momento en que hay que utilizarlas, ya que tienen una variedad de nutrientes. Pero indiscutiblemente la mejor leche es la materna”, señala Orozco.
(Le puede interesar: ¿Parto natural o cesárea electiva?)
La relevancia que tiene lactancia no se basa simplemente en proteger al bebé de posibles enfermedades, va mucho más allá: es un vínculo que continúa luego de 9 meses de gestación, y que incluso puede durar toda la vida.
El primer hijo se convierte en una experiencia llena de descubrimientos para la madre. La lactancia, la nutrición y los cambios en el cuerpo no son asuntos a los que se les deba temer.