“Esta agua que compramos es traída por tuberías desde la Represa de Cupapuicito no apta para el consumo humano y es posible que no esté tratada bacteriológicamente como lo establecen las medidas sanitarias a nivel mundial.
EBECO-PRESS-UPATA
ebecopress2016@gmail.com
Teresa Garbán denuncio de manera responsable a este medio impreso de comunicación que desde hace más de dos semanas, el casco central de Upata no recibe el agua potable por tuberías, y durante ese tiempo, no ha surgido pronunciamiento alguno por parte de las autoridad de Hidrobolívar para que den a conocer los motivos de esta delicada situación que atenta contra la salud y vigencia del género humano, parte de ellos radicados en la capital del municipio Piar.
LOS MÁS AFECTADOS COMERCIANTES DE LA CALLE AYACUCHO
Asevero que “Soy una de las tantas madres de familia que a diario con nuestro esfuerzo hacemos vida comercial en las calles céntricas de nuestra ciudad, particularmente desde la calle Ayacucho al igual en el resto de las familias y comerciantes que residen en las vías alternas, Y somos quienes generamos la economía a través del pago de los impuestos desde las taquillas en las oficinas de Hidrobolívar para el sostenimiento en la ciudad de Upata.
COMPRAN AGUA SIN LA GARANTÍA DE ESTAR BIEN TRATADA
Garban menciono que precisamente estamos al frente de una economía que lentamente se nos escapa de las manos, porque tenemos que pagar la cantidad de 30 mil bolívares casi a diario a los conductores de los camiones cisternas para que puedan surtir de agua los depósitos que disponemos desde el interior de nuestros establecimientos comerciales.
“Esta agua sirve para el mantenimiento y limpieza de nuestros negocios, incluso los quehaceres propios de la vida diaria, de tal manera que este líquido no es apto para el consumo humano y es muy posible que esa agua no este tratada bacteriológicamente como lo establecen las medidas sanitarias a nivel mundial, pues sabemos que es traída por tuberías directamente desde la Represa de Cupapuicito, lugar donde diariamente las reses fuera de sus corrales están contaminando ese caudal, exponiendo la vigencia en la salud humana”. Dijo Teresa Garban, de manera firme y determinante.