Muy pocas unidades autobuseras prestaron el servicio durante el día de ayer.
RAGAM
Desde las primeras horas de la mañana de ayer quedó suspendido el transporte colectivo en el estado Bolívar, por la falta de repuestos y gasolina.
La paralización se mantuvo por varias horas, lo cual colapsó las paradas tanto en esta ciudad como en Puerto Ordaz, y San Félix. Esto motivó que muchos trabajadores no pudieran asistir al trabajo.
En fuentes allegadas a los transportistas se informó que, la situación obedece a un reclamo desde hace un buen tiempo de repuestos y demás accesorios para los microbuses, lo cual incluye cauchos, baterías, bandas de frenos y otras autopartes, para poder responder con el servicio. A estas demandas se le agrega la falla que existe con la gasolina, lo cual hace imposible cumplir con el diario recorrido.
Las paradas durante las primeras horas de la mañana de ayer colapsaron, y muchos trabajadores no pudieron asistir o, llegar a cumplir el horario de entrada a sus labores habituales, y los escolares no asistieron a sus respectivas escuelas.
En esta capital, solo un 30% de la flota autobusera y de carritos por puesto, estaba cumpliendo la ruta. Algunos conductores aprovecharon esta situación para elevar el costo del pasaje a 500 bolívares.
Pasado el mediodía se observaba el reducido número de unidades colectivas en las calles.