Madrid.- El Gobierno español aprobó hoy un decreto por el que propone asumir diferentes competencias del Ejecutivo de la región de Cataluña, entre ellas tomar el control de la hacienda pública y de la Policía regional. Estas son las medidas adoptadas para acabar con los planes independentistas de las autoridades catalanas, en virtud del artículo 155 de la Constitución, que tendrán que ser refrendadas el próximo viernes 27 en el Senado.
Será suspendido de su cargo el presidente catalán, Carles Puigdemont, y de todo su Gabinete. El ejercicio de sus funciones estará a cargo de los órganos y autoridades que cree o designe el Gobierno, aunque la idea es que las competencias las asuman los ministros. Por otra parte, el Gobierno español asume la totalidad de ingresos y gastos de la autonomía catalana, de modo que se garantice que no irá partida alguna al proceso secesionista, reseñó Efe.
También el Gobierno español, asumirá el mando de la Policía regional, Mossosd’Esquadra y podrá suspender y nombrar nuevos responsables de los medios audiovisuales públicos, TV3 y Catalunya Ràdio, para garantizar una información veraz y respetuosa con el pluralismo político.
Además, la presidenta del Parlamento regional no podrá proponer candidato a jefe del Ejecutivo autonómico y el Parlamento catalán no podrá tramitar iniciativas que sean contrarias a las medidas adoptadas por el Consejo de Ministros español.
También, el Estado podrá imponer sanciones disciplinarias a los funcionarios o personal laboral de la Generalitat de Cataluña que no acate la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Por último, el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, disolverá el Parlamento catalán y convocará elecciones autonómicas y espera hacerlo en un plazo máximo de seis meses.
La vigencia de todas estas medidas se mantendrá hasta la toma de posesión del nuevo Gabinete catalán, tras las elecciones autonómicas
Mientras tanto, el Gobierno catalán, por medio de su vicepresidente, Oriol Junqueras, instó a los catalanes a manifestarse contra el totalitarismo y en defensa de la democracia, después de que el Gobierno español decidiese una serie de medidas para restaurar la legalidad en esa región frente al desafío independentista. “Ante el totalitarismo, hoy más que nunca defendemos la democracia y los derechos civiles y políticos”, apuntó Junqueras en un mensaje en Twitter.
El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, acudirá a esa manifestación, a partir de las 5.00pm en Barcelona, convocada hace unos días para reclamar la libertad de los líderes de dos entidades sociales independentistas. Ambos se encuentran en prisión provisional incondicional por orden judicial como sospechosos de un delito de sedición por promover, el asedio a la Guardia Civil, cuerpo de seguridad estatal en Barcelona, cuando efectuaba un registro en una dependencia del Gobierno regional, el 20 de septiembre pasado.
También la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, criticó el grave ataque del Ejecutivo central a los derechos y las libertades, ya que las medidas decididas suponen, a su juicio, la suspensión del autogobierno de Cataluña.