afp.– Deportivo Lara y Mineros de Guayana abren este domingo la final del torneo Clausura-2017 del fútbol venezolano con un atractivo premio para el campeón: una plaza en la Copa Libertadores-2018.
Los goles del delantero argentino Lucas Gómez -13 en 19 partidos disputados en todas las competiciones desde su llegada a Venezuela- y el incansable despliegue del mediocampista colombiano Carlos Sierra son dos de los grandes argumentos del Lara en el último envión por el título.
El dúo encajó en la estructura construida por el técnico Leo González con una larga lista de refuerzos que terminaron siendo decisivos.
El portero Carlos Salazar, el central Giácomo Di Giorgi, el volante José Caraballo y el atacante Jesús González se encuentran en ese listado. “Fortalecimos todas las líneas. Sumamos a jugadores competitivos, acostumbrados a ganar”, destacó el entrenador.
Mineros, en tanto, llegará a la cita cuatro días después de haber ganado la Copa Venezuela.
El equipo guayanés, entrenado por Juan Domingo Tolisano, aspira ahora al doblete de trofeos con la pólvora de los atacantes Richard Blanco, Charlis Ortiz y la joven promesa Brayan Hurtado, aunque el último viene siendo afectado por una lesión.
“Quiero volver a ver a los muchachos así”, dijo el timonel a la prensa mientras observaba a sus jugadores festejar.
El encuentro de ida de la final se disputará este domingo en el estadio Cachamay, en la ciudad de Puerto Ordaz (sur), justamente donde los mineristas alzaron frente a su afición la Copa Venezuela.
El de vuelta será el sábado de la próxima semana en el Metropolitano de Barquisimeto (este).
El ganador se unirá a Monagas, Carabobo FC y Monagas en el póquer de representantes de Venezuela en la Copa Libertadores 2018.
El ganador del Clausura enfrentará al Monagas, ganador del torneo Apertura, para decidir al campeón absoluto.