Kemberlin Correa / Barquisimeto.– Apenas tres temporadas pasaron para que Caribes de Anzoátegui saborearan las mieles de triunfo. La noche de ayer, desde el Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto, la tribu oriental, respaldada por una sólida labor de Freddy García, se coronó como el monarca de la temporada 2017-2018, al derrotar 4-0 a los Cardenales de Lara.
Luis Jiménez prendió el festín en el mismo primer episodio con un cuadrangular de cuatro carreras ante los envíos de Jorge Martínez. El “de la casa” encaminó las acciones desde temprano sin saber que dicha conexión sería la que no solo congelaría la pizarra sino la serie en general.
García, por su parte, no pudo tener un mejor cierre de carrera en la LVBP. En lo que hipo téticamente sería su zafra de despedida del beisbol venezolano, el torpedo lanzó seis innings y un tercio de labor y dejó en cero la toletería larense, que apenas le conecto trío de imparables, y vio pasar la bola hasta cinco veces por el medio del home plate.
“Hoy fue una salida completamente diferente al segundo juego, pude mezclar más mis pitcheos, mantenerlos bajitos para engañar a los bateadores y esa fue la clave hoy”, dijo el veterano lanzador de 42 años de edad que consiguió de esta manera su primera victoria en finales en el circuito local, y nada más y nada menos que para amarrar un campeonato. “El jonrón de Jiménez en el primer episodio me dio cierta comodidad desde el primer capítulo, y ya ahí con cuatro carreras y yo lanzado las cosas se les hizo a ellos mas difíciles”.
Los de José Moreno dejaron seis corredores esperando remolque y redondearon a 49 su cifra general en la serie. Apenas Juniel Querecuto, Jesús Montero y Henry Urrutia llegaron a primera al menos una vez en el sexto compromiso, que representó apenas la segunda ocasión en su historia que pierden el cetro en la sexta fecha y con lo cual suman su décimo primer subcampeonato en las quince finales disputadas en la liga. Caso contrario al de Caribes, que se titula por tercera vez en cuatro finales encaradas.