Los equipos de rescate inspeccionan un área afectada por la erupción del volcán Fuego en El Rodeo en Escuintla, Guatemala el 6 de junio de 2018. REUTERS / Carlos Jasso
EFE.- Al menos 24 cuerpos fueron hallados y rescatados hoy por socorristas durante la complicada búsqueda de desaparecidos tras la fuerte explosión del volcán de Fuego en Guatemala con lo que suman 101 las víctimas mortales.
Por tercer día consecutivo, las brigadas se pusieron manos a la obra en la comunidad de San Miguel Los Lotes, en el departamento sureño de Escuintla, la cual quedó sepultada bajo miles de toneladas de material arrojado y lanzado por el coloso.
Inicialmente, los cuerpos de bomberos, según lo constató Efe, localizaron los cuerpos de dos menores, una mujer y tres hombres adultos en una vivienda, cuyas identidades se desconoce.
Enseguida fueron hallados los cadáveres de otros dos adultos, tras lo cual los periodistas fueron desalojados del lugar, donde también los socorristas rescataron una fotografía en la que aparecen 16 menores, de los que se desconoce también su situación y si son familiares.
Otro hombre identificado como Concepción Hernández que el pasado domingo había sido internado con graves quemaduras en el Seguro Social, falleció este miércoles.
La víctima era originaria de la aldea El Rodeo, también ubicada en Escuintla, que junto a Chimaltenango y Sacatepéquez, son los más devastados por la potente erupción volcánica.
Con estas nuevas víctimas, suman ya 99 las personas fallecidas en Guatemala por la erupción del cono, que tres días después de la violenta explosión, se mantiene con actividad moderada y con el desprendimiento de lahares constantemente.
La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), ha contabilizado 68 personas heridas, 12.277 evacuados, 3.515 albergados, otras 6,767 atendidas en las áreas dañadas y 1.713.436 personas afectadas.
La Conred estima que la cifra de los desaparecidos en la avalancha que se produjo por la explosión son alrededor de 197, cinco más de los confirmados esta mañana.
Los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango que comparten el límite territorial donde se ubica el volcán de Fuego, se mantienen en alerta roja, la máxima en casos de desastres naturales, y también han sido declarados en estado de calamidad pública.
Aunque este miércoles se cumplieron 72 horas, el tiempo que las autoridades consideran que puede sobrevivir una persona, el portavoz de la Conred, David De León, dijo que se continuará con las labores de búsqueda y rescate.
Y es que el secretario ejecutivo de la institución de protección civil, Sergio García Cabañas, ha repetido que no descansarán hasta encontrar la última víctima de la tragedia provocada por la actividad volcánica.
El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) advirtió hoy que el volcán continúa con su actividad.
Según el ente científico, las explosiones entre débiles y moderadas del cono, aunado a las lluvias, pueden causar súbitos desprendimientos de material que arrastrarán a su paso rocas de hasta un metro de diámetro y troncos de árboles hacia las comunidades ubicadas en las orillas de las barrancas.
A raíz de la tragedia, diputados opositores de la Unidad Nacional de la Esperanza pidieron hoy la renuncia de García Cabañas por “no haber actuado” oportunamente para prevenir este hecho.
Los congresistas citaron a las autoridades de la Conred y del Insivumeh, y les recriminaron el haber tenido mala coordinación entre ellas para poder realizar las evacuaciones de los habitantes de las comunidades situadas en las faldas del volcán.
Mientras García aseguró que los boletines del Insivumeh no eran precisos ni tenían claridad para otorgarle facultades de actuar y comenzar a evacuar a las personas del área. En tanto, el director del Insivumeh, Eddy Sánchez, sostuvo que sí advirtieron de la fuerte actividad volcánica desde tempranas horas del domingo y del descenso de flujos piroclásticos.
El secretario de la Conred anunció que tras las actividades de rescate del día se decidirá en conjunto con las autoridades del Ejecutivo si se declarará “camposanto” la zona afectada por la erupción del volcán.