Roque Cividanes.
El potro Justify, montado por el veterano Mike Smith se convirtió ayer en el decimotercer triplecoronado de la historia en el hipismo norteamericano, al vencer de punta a punta en la pista de Belmont Park, New York, en los 2 mil 400 metros del Belmont Stakes, que en esta ocasión fueron presenciados en vivo, por unas 90 mil personas.
La consagración del poderoso alazán, fue apenas la segunda de un invicto, hito que solo se produjo en la ocasión que Seattle Slew se convirtió en poseedor de las tres gemas.
Justify salió pegado a la baranda y de una vez tomó la delantera, para mantenerse en ella hasta el espejo, en parciales de 23.1 en los primeros 400, 48.1 en ochocientos, 73.1 en los mil doscientos, la milla en 98 exactos y la distancia de 2 kilómetros y un furlong en 2.28 y 2 quintos.
El triunfo del hijo de fue esta vez claro, notándose superior al resto del lote, que le apretó en la entrada de la recta final, pero no pudo quebrar el paso del pupilo de Bob Baffert, que de esa forma se apunta su segunda triplecorona, tras haber ganado la misma hace tres años con American Pharoah.
Justify fue el primer caballo de tres años que, desde 1882, gana el Derby de Kentucky sin haber competido a los dos años.
Mike Smith por su parte, se convirtió en el jinete más veterano en conquistar la triplecorona, a sus 52 años. Es la primera de su brillante carrera.
Gronkowski terminó segundo, Hofburg fue tercero, mientras Vino Rosso terminó cuarto, en el lote de nueve competidores.
Justify ganó en el fango los dos pasos previos de la triple gema, tanto el Kentucky Derby, como el Preakness Stakes, donde debió apelar a todas sus energías para mantenerse adelante en la recta final.